Portada Universidad UNAP y su aporte para disminuir brechas de desarrollo en comunas de Tarapacá

Universidad


Lunes 22 de noviembre de 2021
Prensa

UNAP y su aporte para disminuir brechas de desarrollo en comunas de Tarapacá

La Universidad Estatal recorre la región para identificar requerimientos en los territorios, y junto a equipos académicos y profesionales busca soluciones para favorecer a las comunidades.

 

 

Para contribuir a un desarrollo territorial más sustentable e integral en las comunas de la Región de Tarapacá, la Universidad Arturo Prat (UNAP) realiza una constante articulación de sus capacidades de investigación, docencia, vinculación con el medio, desarrollo, innovación y emprendimiento.
 
Así —como parte de su misión institucional— la Casa de Estudios identifica necesidades de los territorios, ayuda a disminuir brechas y contribuye a mejorar potencialidades de las comunidades, poniendo al servicio de la región toda su experiencia académica, científica y tecnológica acumulada en estos 37 años de vida institucional (y 55 años de trayectoria universitaria desde que en 1966 fue sede regional de la U. de Chile).
 
Para avanzar con esta tarea —en una región extrema considerada una de las más áridas del planeta— la UNAP se despliega en las 7 comunas de Tarapacá: Pica, Huara, Colchane, Camiña y Pozo Almonte (Provincia del Tamarugal). Y ese despliegue la Institución lo realiza consciente de las brechas o desigualdades de desarrollo existentes, en comparación a Iquique y Alto Hospicio (Provincia de Iquique).
 
APORTE
 
A través de la Oficina de Iniciativas Territoriales (OFIT), perteneciente a la Dirección de Vinculación con el Medio, la UNAP ha identificado algunas áreas de desarrollo que aún requieren mejoramientos en la Provincia del Tamarugal: acceso al agua potable, infraestructura pública, acceso a educación, tecnología, a programas estatales, cantidad de profesionales, etc. Y esa información ha permitido guiar mejor el aporte de esta Universidad Regional en ese territorio.    
 
“El centralismo que existe a nivel nacional también se reproduce a nivel regional”, dice el sociólogo y Magíster en Políticas Públicas, Rodrigo Dueñas Silva, encargado de Proyectos de la OFIT, una de las unidades de la UNAP que concreta proyectos y capacitaciones en las áreas agrícola, energías renovables, patrimonio, iniciativas socio comunitarias, proyectos agropecuarios, turismo rural, etc. Todo para contribuir a disminuir las brechas en la región.   
 
Y la tarea es ardua, ya que en el Tamarugal, además de poca densidad poblacional (0,8 habitantes por km2), aún hay baja concentración de iniciativas comerciales. Hay escaso desarrollo de habilidades sociolaborales, capacidades técnicas y profesionales. Con un débil entorno para emprendimientos, innovaciones, investigación y desarrollo. E incluso se necesita una mejor articulación entre productores y organizaciones.
 
FORTALEZAS  
 
Pero una de las potencialidades es el desarrollo de productos en base a la valoración del patrimonio biocultural. Es decir, todo lo biológico, geográfico, productos locales, cultura, prácticas ancestrales, idioma, cosmovisión e incluso el turismo patrimonial.
 
“Con la OFIT tenemos bastantes cosas en común y el trabajo conjunto nos complementa”, afirma el director General de Innovación y Desarrollo, Raúl Zúñiga Arriaza, perteneciente a la Vicerrectoría de Investigación e Innovación de la UNAP.   
 
El académico destaca que la labor territorial de la OFIT, permite buscar y conocer los requerimientos de comunas de la región. Esa información llega a equipos académicos, profesionales y de estudiantes en práctica de la Universidad, quienes coordinadamente buscan soluciones para comunas de Tarapacá. 
 
Agrega que desde la Dirección de Innovación y Desarrollo una de las unidades que apoya en la búsqueda de soluciones, es la Oficina de Transferencia y Licenciamiento de la UNAP, que asesora a productoras y productores en la gestión de propiedad intelectual e industrial y de marcas comerciales. Además, esa Dirección es operadora del Centro de Negocios Tamarugal —apoyado por Sercotec— para asesorar emprendimientos en diversas áreas. 
 
En tanto, el director general de Vinculación con el Medio y Relaciones Internacionales, Dr. Cristian Jamett Pizarro, enfatizó que en el actual proyecto “Centro Exploratorio del Conocimiento Canchones", en la Provincia del Tamarugal, comenzarán a conformarse “varios faros del conocimiento para vincular la investigación con el territorio en torno a la astronomía, medicina en altura, historia de la agricultura en el desierto. Esto a partir de un circuito que estará a disposición de la comunidad escolar y en general, entre otras nuevas propuestas. Así como otras iniciativas de vinculación a partir del proceso de reordenamiento de las Facultades”. 
 
Además, precisó que la UNAP se prepara para sumar a sus múltiples aportes al territorio, el futuro “Centro Comunitario”, donde se van a articular los diversos servicios sociales que realiza la Casa de Estudios, y que contribuyen a la formación práctica de los y las estudiantes. Es el caso de los centros ondontológico, psicológico, jurídico y social, etc.
 
CONOCIMIENTOS
 
Otro aporte de la Institución es el Centro de Investigación de Medicina de Altura (Ceima), donde se estudia el entorno característico de las personas que habitan y trabajan en las empresas mineras de la Región de Tarapacá. En la Facultad de Recursos Naturales Renovables, se investigan procesos moleculares y celulares de plantas, para manejo sostenible de plagas agrícolas en zonas desérticas. En la Facultad de Ciencias de la Salud, se exploran productos naturales extraídos de plantas del altiplano con propiedades contra el cáncer. Y una de las elogiadas innovaciones de la UNAP es “El Vino del Desierto”, la primera cepa de vino 100% chilena, llamada “Tamarugal”, que es originaria de esta región. Asimismo, se investiga e impulsa el Cultivo de Azafrán, para diversificar su oferta agrícola en la misma Provincia.
 
  
 
 
F.A.V.