Portada Universidad Día del Padre 2022: una oportunidad para repensar la paternidad desde el género

Universidad


Domingo 19 de junio de 2022

Día del Padre 2022: una oportunidad para repensar la paternidad desde el género

                          

              

                                                       

                  

  Por Karen Jacob Chung, directora de Equidad de Género y Diversidad, UNAP.

                                                       

 
En el contexto de la reciente conmemoración del Día del Padre, desde la Dirección de Equidad de Género y Diversidad, de la Universidad Arturo Prat (UNAP), hacemos una invitación a repensar la paternidad desde la óptica del género. Es decir, como un hecho que excede lo biológico y que tiene su dimensión sociocultural. 
 
Durante siglos, los estereotipos y roles de género, como constructos culturales, han organizado el espacio y lugares que ocupan mujeres y hombres. En este sentido, el “instinto maternal” excluye a los varones de determinadas prácticas con hijos, hijas e hijes, y condiciona el accionar de las mujeres. 
 
Los mandatos de la masculinidad hegemónica han determinado cómo debe ser un hombre, cómo debe comportarse y cómo debería manejar sus sentimientos para ser considerado como tal. 
 
Así, ser un hombre a veces implica erróneamente alejarse lo más posible de aquello considerado femenino, no demostrar algún grado de debilidad y/o afectividad, y ser proveedor y protector.
 
MODELO DE AUTORIDAD
 
Esa obligación de “ser proveedor” ha impedido a muchos hombres poder involucrarse de forma más directa con sus hijas, hijos e hijes. Bajo esa mirada, el padre es quien ejerce un alto grado de control y exigencia, pero generalmente poca demostración afectiva. 
 
Es ese sentido, se transforma en un padre patriarca, que sustenta su acción desde la división sexual del poder y del trabajo, que se relaciona con sus hijas, hijos e hijes desde un modelo de autoridad en que detenta el poder y el saber.
 
UN CAMBIO
 
Actualmente, es común escuchar tanto a hombres como mujeres que eso ha cambiado, argumentando que la mayor participación de las mujeres en el ámbito laboral y las transformaciones culturales —que propician una mayor equidad—, han producido el surgimiento de nuevos ideales de paternidad. 
 
Por este motivo, se evidencia más participación en la crianza de hijos, hijas e hijes, y el fomento de un vínculo más temprano. Y cada vez hay más imágenes de padres con actitudes más afectivas hacia sus hijos, hijas e hijes en los medios de comunicación, que se resaltan como un valor. 
 
Efectivamente, se percibe un avance. Sin embargo, la invitación es a reflexionar en cuestiones que van más allá: ¿existe un cambio real a nivel simbólico y subjetivo?, los hombres ¿tienen permitido realmente asumir el deseo de la paternidad?, ¿quiéren asumirlo?, ¿hay una real equidad de actividades entre hombres y mujeres?
 
ESPACIOS
 
Avanzar en esta transformación, requiere que los hombres que deseen practicar una manera diferente de paternar, se pregunten qué espacios les han sido ajenos hasta ahora. Plantearse una paternidad sin cabeza de familia ni patriarcado, en la que su palabra no sea, para sus hijos, hijas e hijes, arbitrariamente más importante que la de su madre. 
 
En definitiva, ser un padre presente, que supere la división sexual del trabajo y que desempeñe por igual las tareas típicamente de la madre y del padre. Un padre que jerarquice la vinculación emocional satisfactoria y responsable, que esté presente simbólica y físicamente. 
 
Un padre que tenga a sus hijas, hijos e hijes en mente como personas, que no les haga “un espacio en su agenda”, sino que estos atraviesen su vida cotidiana, compartiendo esta doble agenda que la mujer asume por asignación genérica. 

                            

INDISPENSABLE
 
La equidad es posible y la corresponsabilidad es indispensable: entendida esta como las responsabilidades, derechos, deberes y oportunidades asociadas al ámbito doméstico, la familia y los cuidados de manera equilibrada entre hombres y mujeres. 
 
Como Dirección de Equidad de Género y Diversidad, de la Universidad Arturo Prat, creemos en la emergencia de nuevas masculinidades y deseamos que cada vez haya más hombres y padres igualitarios, para que cada Día del Padre, sea realmente un festejo.