Portada Facultad de Recursos Naturales Renovables Noticias de la Facultad Investigadores de la UNAP cultivan Azafrán.

Facultad de Recursos Naturales Renovables


Viernes 10 de mayo de 2019
Casa Central - Iquique
Desde la mesa de los faraones a la Pampa del Tamarugal

Investigadores de la UNAP cultivan Azafrán.

Imagen

 

Desde el Medio Oriente y con una tradición que se remonta a alrededor de 3 mil años, abarcando diferentes culturas, continentes, y civilizaciones, el azafrán se ha transformado en el nuevo "Oro Rojo",  tanto para para la cocina, el mundo de la salud y la cosmética.

Esta especia considerada la más cara del mundo, y que hoy, en el mercado se cotiza a aproximadamente más de 7 millones de pesos el kilo, se obtiene de los estigmas de la flor de Crocus sativus L, siendo los mayores productores  Irán, España, India y Grecia, entre otros. No obstante, producto de una iniciativa de investigadores de la Universidad Arturo Prat, financiada a través de un proyecto de la Fundación de Innovación Agraria (FIA) y el Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) de la región de Tarapacá, en la actualidad en la Pampa del Tamarugal se yerguen los primeros azafranes, invadiendo con sus vivos colores lilas en sus pétalos,  rojo de sus estigmas y  amarillo  del  estilo, las áridas tierras nortinas.

Imagen

Así ejecutado por esta Casa de Estudios Superiores con la presencia de algunos visionarios agricultores,  desde el año 2017 se está llevando a cabo el proyecto FIA-FIC regional  "Diversificación de la oferta agrícola en la Provincia del Tamarugal, a través de la introducción del cultivo del Azafrán en el desierto chileno".

De acuerdo al  jefe del proyecto, Dr. José Delatorre Herrera, quien trabaja de la mano con un equipo de investigadores y personal de apoyo conformado por  Paloma Sepúlveda Soto, Cristopher Low Pfeng, José Pablo Delatorre Castillo, María Isabel Oliva Ekelund, Marcelo Rojas Arias y Carlos Quispe Ticuna, Tarapacá podría estar haciendo un cambio radical diversificando su  producción agrícola regional. "La idea era introducir un cultivo nuevo que tuviera la particularidad de ser altamente rentable y sirviera para la agricultura familiar; sabíamos que el Azafrán debido a sus características edafoclimáticas prospera en un ambiente similar al de la pampa, con   altas temperaturas, frío y con muy  poca agua, por lo cual pensamos que era posible introducirlo con éxito. Así la UNAP, contra todos los pronósticos, hace 3 años aceptó el desafío y los riesgos,  participando en un concurso de innovación agraria del FIA-FIC que ganó y con los fondos asignados compró cormos de azafrán en Holanda. Los cormos corresponden a una estructura subterránea engrosada que en su parte inferior producen pequeños cormillos que sirven para la reproducción, además da origen al brote floral y luego el vegetativo, esto se produce en la temporada de otoño".

El investigador manifestó que el desafío era enorme, ya que si bien conocían las características y alta productividad de los cormos, al provenir del hemisferio norte éstos estaban acondicionados a una estación distinta (Otoño- Inviernos): "El primer año  las condiciones para plantarlos no eran ideales (Primavera-Verano), pero no podíamos esperar ya que venían con brotes, así que con un poco de temor comenzamos el proceso y obtuvimos los primeros cormos. El 2018 pusimos los cormos producidos en la Estación Experimental de Canchones y este año vimos como los nuestros y la de los agricultores que creyeron en esta  loca idea, dieron flores que estamos cosechando ahora. En total, introdujimos  24 mil cormos, de los cuales 14 mil fueron entregados a agricultores de La Tirana, Pintados, Soga y al Liceo Agrícola de Pica, señaló José Delatorre Castillo, Ingeniero en Biotecnología encargado de evaluar la calidad del producto".

Asimismo, Cristopher Low,  Ingeniero en Biotecnología manifestó "Nuestro idea, compromiso y trabajo es establecer un banco de germoplasma y medir la productividad, de tal manera que quienes estén interesados en cultivar el Azafrán cuenten con material genético de primera calidad  para hacerlo.  Para ello, además, hemos trabajado con técnicas de cultivo in vitro, tendiente a obtener los protocolos de multiplicación".

Imagen

 

USOS Y FINANCIAMIENTO

De la flor del azafrán, que crece  alrededor de 15 cm de altura, no solamente  pueden ser utilizados sus estigmas, sino también toda la planta, por lo cual se están buscando nuevos usos. "Su valor es alto y por lo tanto es fundamental rentabilizar todo el Azafrán y colocarle  valor agregado, para lo cual estamos investigando como el resto puede tener otras aplicaciones, así por ejemplo sus pétalos los hemos probado por sus condiciones aromáticas, en mermeladas y su sabor es muy agradable", afirmó la ingeniero en alimentos, María Isabel Oliva.

La profesional, manifestó que lo importante ahora es estudiar todos los usos posibles de este cultivo, ya sean a nivel de gastronomía gourmet, cosmética y salud.

Por otra parte, Ignacio  Delfino, encargado regional de la Fundación de Innovación Agraria  para Arica y Parinacota, Tarapacá y Antofagasta, precisó "Desde hace mucho tiempo queremos diversificar la producción mediante cultivos rentables y gracias al trabajo desarrollado por la UNAP, se ha podido demostrar que esta flor es una gran alternativa para la agricultura local".

Destacó que la idea es ahora que la Institución transfiera todo lo aprendido a los agricultores, para lo cual deberá buscar financiamiento de otros organismos  como Corfo e Indap, para el fomento productivo y lograr el escalamiento. Esto implica la adquisición de grandes partidas de cormos, los que actualmente se puede comprar en Chile con material adaptado.

En tanto el seremi de Agricultura, Fernando Chifelle Ruff, recalcó que "Hoy tenemos ante nosotros grandes perspectivas para este cultivo, por lo que hay que enfocarse en multiplicar los cormos y encantar a los productores de la zona. Estamos comenzando el trabajo de diversificar la matriz productiva y gracias a la Universidad y a estos agricultores hemos encontrado un camino que si bien es aún incipiente y complementario, sin duda, abrirá nuevos rumbos para  el Tamarugal y Tarapacá".

Imagen

AGRICULTORES

Tras  años de intenso trabajo, tres son los visionarios agricultores que continúan participando en todo el proceso del cultivo del Azafrán: Nibaldo Ceballos de La Huayca; Luis Astorga de La Tirana y Lucy Miñez de Soga, además, del Liceo Agrícola de Pica.

Este es un cultivo rentable, pero también requiere de mucho esfuerzo  y paciencia, precisa, Luis Astorga "Uno de los aspectos que más nos interesó cuando lo conocimos era la novedad de este cultivo, y al trabajar en una parcela en La Tirana, creímos que el Azafrán era una opción excepcional para diversificar lo que estamos produciendo. Es así como plantamos 400 cormos y estamos esperando para colocar más en nuestros terrenos. Por otra parte, respecto a la cosecha realizada en conjunto entre  la Universidad y los agricultores,  estamos viendo la posibilidad de crear un banco de germoplasma,  generar una marca común y  encontrar nuevos usos para el Azafrán".

En tanto, Nibaldo Ceballos, instó a los agricultores e interesados en participar en este proyecto asociativo,  a formar parte de lo que esperan que sea una Cooperativa Agrícola , denominada "Agrupación de Agricultores del Tamarugal Limitada"; en la cual se formará un capítulo destinado a los productores de Azafrán del Tamarugal.

 

Imagen

VALOR

El alto costo del azafrán en el mercado se debe en gran parte a la dificultad que supone su recolección manual, en el que se debe extraer una gran cantidad de diminutos estigmas que son secados rápidamente, para evitar la descomposición o enmohecimiento.

Hoy este es un comercio que se ha visto afectado por la interferencia de inescrupulosos que han adulterado el producto en espera de mejores valores y rendimiento. "Para hacer un kilo de azafrán se requieren aproximadamente 250 mil flores, frente a lo cual se ha hecho común que se le adicionen otros ingredientes para aumentar su peso y valor. Por ello, los compradores experimentados tienen  un conjunto de reglas que van desde el comportamiento de las hebras: su color, la humedad y su elasticidad, rechazando aquellas que muestren un color  apagado o fragmentos de hebras en el fondo del recipiente, que indiquen sequedad y fragilidad por envejecimiento" manifestó la ingeniero Agrónomo Paloma Sepúlveda.

Imagen

Así gracias al trabajo de estos  investigadores  y agricultores de Tarapacá el Azafrán que acompañó  Alejandro Magno y  a Cleopatra, podría estar en unos años más en nuestros mercados, ya no como una rareza sino como parte de la producción regional.

Eugenia Guzmán V
euguzman@unap.cl