Portada Noticias y Actividades Noticias de Victoria Ximena Suárez Cretton, Académica de Psicología en UNAP Sede Victoria: combatir el Coronavirus con Responsabilidad Social Individual

Noticias y Actividades


Sede Victoria

Ximena Suárez Cretton, Académica de Psicología en UNAP Sede Victoria: combatir el Coronavirus con Responsabilidad Social Individual

Incluye un listado de consejos para hacer frente al COVID-19

Imagen

En un momento en que la mayoría de los países están luchando contra la pandemia del Coronavirus, el estado de emergencia declarado por las autoridades ante el COVID-19 ha venido a poner a prueba la resiliencia y capacidades socioemocionales de todos los seres humanos.

En este contexto, nuestros actos individuales -aquellos que llevamos a cabo como madres y padres; hijos e hijas; miembros de comunidades educativas, de vecinos y de integrantes de un equipo de trabajo-, tienen repercusiones sobre otras personas y nuestro entorno. No solo debemos cautelar nuestro cuidado personal, sino también el de otros, especialmente de los grupos humanos más vulnerables.

La Responsabilidad Social Individual es un concepto que emerge como obligatorio, siendo definido como la conducta ética del ciudadano para consigo mismo y con su entorno, yendo mucho más allá del cumplimiento de las obligaciones legales. Está relacionado con nuestra actitud en el hogar, con nosotros mismos, con nuestra familia, amigos, el ambiente y con el trabajo. La pandemia declarada nos está demostrando cada día que pasa que somos seres sociales, que nos habíamos olvidado de muchas cosas esenciales y que nos necesitamos.

Nuestra responsabilidad social va más allá de nuestras acciones individuales, por eso en este momento es muy importante preguntarse, ¿qué puedo hacer yo para ayudar a combatir esta crisis?, y ¿cómo puedo contribuir a hacer más sostenible este momento? La crisis generada por el coronavirus solo podemos vencerla con estrategia, solidaridad y con mucha Responsabilidad Social Individual.

Aquí van unos sencillos consejos para ser más responsables:

1.Quédate donde estás. Este período de cuarentena obligada no son vacaciones. Nos han dado un tiempo de aislamiento para contener esta enfermedad y no para esparcirla por todo el territorio. Quédate donde estás durante estas semanas; y los mayores, mejor separados. Recuerda que puedes ser portador y ellos están en riesgo.

2.Manos limpias. Procura lavarte bien las manos tras cualquier contacto con superficies que pueden estar contaminadas, mantén una distancia superior a 1,5 metros siempre que puedas, y exígelo a los demás. Recuerda que no solo es para no contagiarte, sino también para no contagiar a los demás, pues se sabe que más de un 10% de los casos no muestran síntomas de enfermedad o de manera muy leve. Puedes estar contagiado y no saberlo.


3.Consumo responsable. Planifica tu despensa con criterio. ¿De verdad vas a comerte 20 tarros de atún? Recuerda que todas las personas necesitamos comer y conseguir productos de higiene por el mismo tiempo que tú, así que compra con criterio. Te conviene que no solo tú sino todos a tu alrededor estén sanos y limpios. Sé responsable y compra conscientemente.

4.Conoce a tus vecinos. Tu vecina de 80 años que vive sola puede necesitar comida o sacar la basura, y el riesgo para ella es enorme. Escribe una nota con tu contacto y mándala por debajo de la puerta. Es el momento de pensar en los demás. Verás qué bien se siente.

5.Vida social sí, pero online. Comparte con tus amigos o familiares por chat o videoconferencia, lo mismo en el caso de tus padres.

6.Llena tu mente. Qué buen momento también para leer ese libro que hace tanto tiempo tienes. Un momento para crear, aprender, jugar en familia o simplemente charlar. Realiza al menos 15 minutos al día de ejercicio físico y disfruta del tiempo ahora que lo tienes. Debes combatir la ansiedad generada por la incertidumbre.

7.Colabora con el sistema de salud. Si no te cuidas ni cuidas al resto, más personas se enfermarán. Sabemos que Chile no es un país con un sólido sistema de salud. Sí, tenemos extraordinarios profesionales de salud que están luchando en la primera línea, pero que podrán ser superados si la población enferma aumenta.

8.No pierdas el humor. Frente a todo mal, hay una vacuna maravillosa... el buen humor. Sin quitarle seriedad al asunto, es esencial que sigamos siendo como somos, reír y hacer reír.

9.Demuestra que se puede. Si eres uno de esos afortunados que puede teletrabajar, demuestra que el teletrabajo es una excelente opción no solo para luchar contra el Coronavirus sino para conciliar mejor, esto permitirá no frenar en seco la actividad y que la economía no se vea tan afectada.

10.Información contrastada y calma. Este quizás sea el más sabio de los consejos. Está muy bien leer sobre el tema, pero ojo, solo de fuentes realmente confiables. Aquí los medios tienen una gran responsabilidad, y tú también si tienes canales en redes sociales. Asegúrate de que las informaciones sean fiables antes de reenviar ese documento que genera alarma más que ayuda.

11.No caigas en la discriminación. Cada persona que se infecta es un ser humano enfermo que necesita apoyo, podrías ser tú o uno de tus amigos. No rechaces a los enfermos.

12.Unidad por sobre todo. No es momento de echar la culpa a ninguna nación o partido político, es el momento de la unidad y de actuar con conciencia.

En conclusión, pensemos como especie, solo así conseguiremos que esto sea un mal sueño pronto y podamos seguir avanzando como sociedad, e incluso salir fortalecidos. Vivimos un momento histórico. Demostremos que estamos a la altura de las circunstancias y, si es posible, aprendamos.