Portada COVID19 COVID19 Noticias Psicólogo de la UNAP nos enseña ¿Cómo afrontar la cuarentena o aislamiento en el hogar?

COVID19


Casa Central - Iquique

Psicólogo de la UNAP nos enseña ¿Cómo afrontar la cuarentena o aislamiento en el hogar?

Imagen

 

Durante los últimos días, nuestro país junto al contexto global del desarrollo pandémico del Coronavirus COVID-19, ha comenzado a implementar nuevas formas de disminuir el contagio del virus, como es el aislamiento en casa, lo cual ha generado un cambio en la rutina de todos/as nosotros/as.

Es así como son múltiples las empresas, instituciones u organizaciones que hoy se encuentran conscientes del riesgo que significa la asistencia a los espacios laborales, por tanto han facilitado el trabajo a distancia, contribuyendo a detener la movilidad de contagio del virus, sin embargo nos encontramos con un nuevo desafío: invertir tiempo en casa.

De acuerdo al especialista, Guido Cerda, Psicólogo, Director de la carrera de Psicología y académico de la Facultad de Ciencias de la Salud, "Seguramente varios/as hemos sido quienes alguna vez nos escuchamos diciendo "ojalá el fin de semana fuera más largo" o quizás "me faltaron días para descansar". Si bien, algunos/as tienen la oportunidad en este cuidado en casa de reposar más horas de lo acostumbrado y seguir trabajando, otros/as se encuentran con tiempo completo para compartir en familia. Sea cual sea tu situación, el re-encontrarnos en casa no es tan simple como se puede imaginar".

Considera que en Chile, el tiempo común de trabajo es de 8 a 9 horas diarias, considerando transporte y tiempo pensando en estelo que se convierte en una inversión de alrededor de 10 a 12 horas en nuestras responsabilidades laborales, siendo entonces medio día sólo en estas funciones. El cambio a retornar a casa, nos genera una primera situación de estrés y resistencia.

CONSEJOS

Si eres una de las personas que se encuentra "sufriendo" por el aislamiento en casa, déjame contarte algunas estrategias que puedes utilizar para cuidar tu salud mental y la relación con tu familia:

1.      En primer lugar debemos posicionar que el aislamiento es una necesidad y responsabilidad para cuidarnos entre todos y todas, por tanto debemos esforzarnos en ver el vaso medio lleno y pensar que estamos reduciendo nuestras posibilidades de contagio y propagación del virus.

2.      Cuida tus miedos o ansiedades frente a la sobre información que nos entregan los medios de comunicación. Ahora que estamos en casa, podemos ver televisión la cual nos entrega información constantemente. Intenta regular tus tiempos para obtener nuevos antecedentes, evitando la sobre exposición.

3.      Recuerda que si vives con niños, niñas o niñes, también reciben el impacto de todo lo que sucede en su entorno. Si el cambio de rutina para ti es difícil, piensa en la sensibilidad de los/as menores que se encuentran adaptando a todo este proceso. Invierte tiempo en hablar con ellos/as sobre lo que sucede, considerando un lenguaje apropiado para que puedan entender de acuerdo a cada edad.

4.      Aprovechemos en esta pandemia las redes sociales y mantengámonos comunicados con nuestros/as seres queridos/as. Es importante que sostengamos una vida sociable y que el aislamiento sea sólo físico. Aún podemos tener contacto con nuestra familia, amigos y/o colegas ya sea por escrito o videollamada.

5.      Identifica nuevas rutinas a generar en tu casa y tu familia. Si bien Netflix es un amigo confiable, puedes recurrir a los/as antiguos/as ancestros que nos hablaban de juegos de mesa, canciones o conversaciones de anécdotas que brinden nuevos espacios de diversión con tus seres queridos/as.

6.      Si la angustia bloquea tus horas de sueño y es cada día más difícil conciliarlo, te aconsejo puedas iniciar una pequeña rutina de relajación antes de dormir. Intenta con estrategias de respiración y luego visita a Morfeo. Disminuye en la noche la búsqueda de información, de esa forma, podrás disminuir los pensamientos de inseguridad.

7.      Cuando nuestros niveles de ansiedad son muy elevados, recurre a alguna persona en el hogar que te ayude. Conversa sobre lo que estás sintiendo, expresando las sensaciones y tus preocupaciones. Verás cómo a través del diálogo podrás descubrir otras formas de ver el problema que te ayudarán a regular tu ansiedad.

Todo cambio sea pequeño o grande, es un factor que altera nuestra conducta y genera niveles de estrés. Con el paso de los días, nos iremos acostumbrando a esta nueva forma de enfrentar el diario vivir y generar nuevas rutinas que se acomoden a nuestro estilo de vida.

Los últimos meses en nuestro país todos/as hemos vivido una serie de cambios, lo cual no ha mantenido en un proceso de estrés constante. Es importante en esta oportunidad re-encontrarnos con nuestra familia, conversar sobre nuestras preocupaciones, anhelos, creencias y miedos, con el fin de unir criterios que nos identifiquen y podamos respetarnos entre cada uno/a de nosotros/as. Este es el principal factor de apoyo que requeriremos en estos tiempos.

Intenta mantener estas sugerencias para cuidarte dentro del hogar y que el aislamiento no sea una forma negativa de combatir esta pandemia. El cuidarnos es responsabilidad de todos y todas.