Portada Dirección General de Vinculación con el Medio y Relaciones Internacionales Noticias de Vinculación Internacional En alianza con la ONU y a cargo del Ministerio de Salud se habilitará el complejo deportivo “Lobito” de la Unap como residencia sanitaria para migrantes

Dirección General de Vinculación con el Medio y Relaciones Internacionales


Miércoles 27 de octubre de 2021
Casa Central - Iquique

En alianza con la ONU y a cargo del Ministerio de Salud se habilitará el complejo deportivo “Lobito” de la Unap como residencia sanitaria para migrantes

Gobierno anunció que será ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, la que estará a cargo del financiamiento, habilitación y operatividad.

El Campus Lobito de la Universidad Arturo Prat (UNAP) será el espacio físico donde se levantará la quinta estadía sanitaria para migrantes en tránsito. Así lo dio a conocer la Delegación Presidencial de Tarapacá. La habilitación comenzará la próxima semana, podría recibir a 250 personas aproximadamente en el caso de que las cuatro primeras no sean suficientes y estará a cargo de la agencia “Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados” (Acnur).

El rector de la UNAP, Alberto Martínez, indicó a La Estrella de Iquique, que el recinto ha sido ofrecido en dos oportunidades anteriores, sin tener respuesta hasta hoy y que, de acuerdo con lo analizado junto a ACNUR, la habilitación de la residencia sanitaria contaría con los estándares necesarios para cumplir con los requerimientos para su uso.

Las carpas son de un material bastante resistente y bien conformadas. Se habilitarán grupos electrógenos, estanques de agua, duchas, baños, cerco perimetral. Será un espacio digno ya que como Universidad pedíamos que fuera un lugar en el cual las personas pudieran estar con dignidad”, indicó.

En tanto, el Dr. Cristián Jamett, de la Dirección de Vinculación con el Medio y Relaciones internacionales de la UNAP, enfatizó que “como universidad hemos querido ser parte de la solución frente a la  crisis migratoria, por ello colocamos a disposición de las autoridades el Campus Lobito cuando fuimos convocados a una mesa sobre el tema migratorio hace más de un mes, previendo un poco lo que iba a suceder posteriormente, donde solamente colocamos como condición el hecho de que fuera una autoridad política la que se hiciera cargo de la gestión del espacio, pues se trata de terrenos fiscales, además de que se habilitará según estándares humanitarios internacionales”.

Añadió que lo anterior, “nos da confianza que sea una residencia sanitaria a cargo del Ministerio de Salud, considerando la posibilidad de una cuarta ola de la pandemia, y de que su habilitación cuente con el apoyo de la ACNUR, agencia que se formó para atender a los millones de refugiados después de la segunda guerra mundial”, puntualizó.

 

MISIÓN DIPLOMÁTICA

El Delegado Presidencial de Tarapacá (s) Natan Olivos, informó que la materialización de la estadía sanitaria en el Campus Lobito de la UNAP es el resultado de la misión diplomática del pasado seis de octubre, donde se comprometieron acciones en conjunto con la visita del Representante Regional de ACNUR para el Sur de América Latina, Juan Carlos Murillo. Desde la ACNUR confirmaron esta ayuda técnica.

Efectivamente Acnur ofreció experiencia técnica y recursos para apoyar distintas iniciativas que está liderando el Gobierno para brindar apoyo humanitario a las familias refugiadas y migrantes venezolanas en la zona”, dijeron en una declaración desde el área de comunicaciones.

EN CIFRAS

Las personas continúan saliendo de Venezuela para huir de la violencia, la inseguridad y las amenazas, así como la falta de alimentos, medicinas y servicios esenciales. Con más de 5 millones de venezolanos y venezolanas que se encuentran viviendo en el exterior, la gran mayoría en países de América Latina y el Caribe, esta se ha convertido en una de las principales crisis de desplazamiento del mundo.

Los acontecimientos políticos nacionales e internacionales, de derechos humanos y socioeconómicos que se desarrollan en Venezuela obligan a un número creciente de niños, mujeres y hombres a irse a los países vecinos y más allá. Muchos llegan asustados, cansados y en extrema necesidad de asistencia.

Texto: Crismary Castillo Marengo, con información de La Estrella de Iquique y ACNUR.