Portada Dirección General de Vinculación con el Medio y Relaciones Internacionales Universidad destacó histórico legado de defensora de Derechos Humanos

Dirección General de Vinculación con el Medio y Relaciones Internacionales


Viernes 1 de octubre de 2021
Prensa
MADRE DE HUMBERTO LIZARDI FLORES, EXDIRIGENTE ESTUDIANTIL Y ACADÉMICO DE LA U. DE CHILE, SEDE IQUIQUE:

Universidad destacó histórico legado de defensora de Derechos Humanos

La UNAP enfatizó el aporte patrimonial y cultural de Baldramina Flores Urquieta —“Mamá Baldra”—, la Hija Ilustre de Iquique y poeta autodidacta, quien fundó la Agrupación de Familiares de Detenidos y Ejecutados Políticos de la ciudad. Tras fallecer a los 97 años, fue homenajeada durante masivo funeral que incluyó a autoridades.

 

Porque su vida e historia son parte del patrimonio de Iquique y Tarapacá, el Circuito Cultural y Patrimonial de la Universidad Arturo Prat (UNAP), destacó el legado de Baldramina Flores Urquieta (1924-2021), reconocida como una mujer referente en la defensa de los Derechos Humanos a nivel regional y nacional, quien además fue Hija Ilustre de Iquique, y una poeta autodidacta.

 

Falleció este 29 de septiembre a la edad de 97 años. Luego familiares, amigos, amigas y decenas de personas quienes valoran su legado, se reunieron para despedirla en el Cementerio Nro. 3 de Iquique este viernes 1 de octubre.

 

“Mamá Baldra” —como fue conocida popularmente— fue la fundadora de la Agrupación de Familiares de Detenidos y Ejecutados Políticos de Iquique y Pisagua (AFEPI), siendo la presidenta honoraria.

  

 

SIN DESCANSO

 

Inició la Agrupación de Familiares de Detenidos y Ejecutados Políticos de Iquique y Pisagua (AFEPI) para buscar sin descanso a su hijo Humberto Lizardi Flores, exdirigente estudiantil y académico de la Universidad de Chile, Sede Iquique, quien a los 26 años de edad fue detenido y luego ejecutado por la dictadura militar en octubre de 1973.

 

Casi 17 años después —en un día que conmocionó a Chile— el profesor Lizardi fue encontrado en una fosa clandestina de Pisagua, el 2 de junio de 1990, junto a decenas de otros prisioneros, quienes incluso yacían aún con sus ojos vendados tras ser fusilados.

 

Antes y después de ese día, Baldramina Flores luchó por la búsqueda de la verdad, y la defensa de los derechos humanos de todas las víctimas de la dictadura. También realizó constantes visitas a presos y relegados políticos en regiones del país.

 

 

 

 

  

UN ORGULLO

 

En el masivo funeral estuvieron presentes familiares de víctimas de la dictadura, algunas autoridades comunales y regionales, junto a funcionaros y autoridades de la UNAP. También el alcalde de Alto Hospicio, Patricio Ferreira; el alcalde de Iquique, Mauricio Soria; y el senador por Tarapacá, Jorge Soria.

 

Glen Lizardi, hijo menor de Baldramina Flores, agradeció la labor histórica de AFEPI y las masivas muestras de cariño durante el último adiós a su madre.

 

«Para nosotros es un orgullo la mamá que tuvimos y el ejemplo que dio (…) La valentía de una mujer, que dejó de ser nuestra mamá hace muchos años para ser la mamá de muchos. La mamá Baldra logró conseguirlo (…) La mamá logró lo que vemos hoy día: la unión no solo de las familias sufrientes, sino que también de los partidos políticos en su momento. Ayudó a fundar junto a otro grupo de valientes la Agrupación de Familiares de Ejecutados Políticos, antes que eso el Comité Permanente de Solidaridad. Apoyó, dentro de lo que pudo, otros intentos también de creación organizacional como la Agrupación Cultural Tarapacá. Y siempre tuvo una palabra de aliento», dijo emocionado.

 

 

 

  

MEMORIA HISTÓRICA


 

En el contexto de su Circuito Cultural y Patrimonial, el 10 de septiembre de este año, la Universidad Arturo Prat realizó una ceremonia de memoria histórica y nombró una de sus salas corporativas más importantes —donde se reúne la Junta Directiva, integrada por las máximas autoridades de la Institución— como “Sala Humberto Lizardi Flores“. Esto, en su recuerdo como exdirigente estudiantil y académico de la Universidad de Chile, Sede Iquique. 

 

El director general de Vinculación con el Medio y Relaciones Internacionales de la UNAP, Dr. Cristian Jamett Pizarro, destacó la importancia institucional de ese reconocimiento, lo cual fue conocido en vida por Baldramina Flores.

 

«Como Universidad pudimos hacer un homenaje a su hijo cuando ella estaba en vida. Fue tarde, debería haberse hecho antes. Pero lo hicimos y tenemos la tranquilidad de que al menos ella supo del reconocimiento a su hijo por parte de la comunidad universitaria», dijo Jamett. 

 

Y agregó que esa ceremonia se organizó en el contexto del Circuito Cultural y Patrimonial de la UNAP, casa de estudios superiores estatal que promueve el respeto de los Derechos Humanos como parte de su misión plasmada en su actual Plan Estratégico Institucional.

 

«El Circuito Cultural Patrimonial es donde se enmarcó esa actividad, porque nuestra memoria colectiva, los funcionarios que fueron ejecutados también son parte de nuestro patrimonio», señaló.

 

 

 

 

 

VIDA

 

 

Carlos Olivares Calderón, gestor cultural y director del Circuito Cultural y Patrimonial de la UNAP, destacó que diversas obras artísticas abordaron e inmortalizaron la búsqueda de la verdad por parte de Baldramina Flores, y su constante lucha por los derechos humanos.

 

«El año 2004 ella fue protagonista en el documental titulado “La Mamá Baldra”, que relata su vida desde la desaparición y muerte de su hijo. También, el escritor antofagastino Juan Santander lanzó en 2007 el libro “Conversaciones con Mamá Baldra”, con la editorial Palimpsesto, que incluye su testimonio a modo de dialogo con el autor. Otros libros son “La Memoria Rebelde” y “Después de la lluvia. Chile, la memoria herida”, ambos del escritor periodístico español, Mario Amorós. Incluso ella misma dejó su testimonio en dos libros de poemas: “Con alma de mujer”, de 2011; y “Recordando al hijo”, publicado en 2000», explicó Olivares.

 

«Mamá Baldra descansará eternamente al lado de su hijo Humberto Lizardi Flores. Ya no tendrá que seguir soñando otro país, otro estado, otra utopía. Ella enseño a declamar por los derechos humanos, a romper la voz. Seguiremos siempre intentando acercarnos y honrar su memoria con orgullo, un orgullo de vida, por la vida y la paz. Ella ahora descansa tranquila junto al cuerpo de su amado hijo, como hija ilustre de nuestro Iquique, inalcanzable mujer activista y defensora de los derechos humanos, quien siempre estará en nuestra memoria, nuestra identidad nortina, de luchas y fulgores», expresó Carlos Olivares.

 

 

   

 

Baldramina Flores fue sepultada en el Mausoleo “Para Que Nunca Más”, del Cementerio Nro. 3 de Iquique, donde están los cuerpos de los ejecutados políticos encontrados en una fosa clandestina en Pisagua, en junio de 1990; memorial donde también está el profesor Humberto Lizardi Flores.

 

  

 

 

F.A.V.